Peregrinaciones con el Padre Tomas Del Valle-Reyes

Abrahán, nuestro padre en la fe como lo define san Pablo, fue un peregrino errante. Toda su vida fue un caminar siguiendo las intuiciones y el llamado de Dios. Sus hijos han querido seguir su ejemplo. Desde los primeros momentos del cristianismo ha estado presente en la comunidad ese sentido de caminantes y peregrinos. Ese sentido de temporalidad y camino. Volver a recoger los caminos de la tierra que recorrieron profetas, santos, héroes, vírgenes y el mismo Jesús ha sido un sueño de todo creyente.

En los albores del nuevo milenio queremos volver a recorrer esos caminos de fe, cultura y encuentro.

El primer relato que tenemos de esos peregrinos se remonta al siglo cuarto de nuestra era. El anónimo escritor va presentando sus experiencias de peregrino para que todos aquellos que lo lean, puedan peregrinar espiritualmente a las fuentes de la fe.

Le invitamos a que usted continúe esa narración del autor anónimo de Burdeos, de la Peregrina Egeria, , el Diario de Paula la Peregrina, escrito por San Jerónimo, las experiencias del propio San Francisco de Asís al recorrer la Tierra Santa.

Cuéntenos con sus propias palabras sus experiencias como peregrino tanto a las fuentes de nuestra fe como a la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo en Roma.

Tuesday, December 16, 2008

'Twas the month before Christmas

*When all through our land,*

*Not a Christian was praying*

*Nor taking a stand.*

*The "P.C." Police had taken away,*

*The reason for Christmas - no one could say.*

i*The children were told by their schools not to sing,*

d*About Shepherds and Wise Men and Angels and things.*

*It might hurt people's feelings, the teachers would say*

* December 25th is just a ' Holiday '..*

*Yet the shoppers were ready with cash, checks and credit*

*Pushing folks down to the floor just to get it!*

*CDs from Madonna, an X BOX, an I-pod*

*Something was changing, something quite odd! *

*Retailers promoted Ramadan and Kwanzaa*

*In hopes to sell books by Franken & Fonda.*

*As Targets were hanging their trees upside down*

* At Lowe's the word Christmas - was no where to be found.*t*At K-Mart and Staples and Penny's and Sears*

*You won't hear the word Christmas; it won't touch your ears.*

*Inclusive, sensitive, Di-ver-si-ty*

*Are words that were used to intimidate me.*

*Now Daschle, Now Darden, Now Sharpton, Wolf Blitzen*

*On Boxer, on Rather, on Kerry, on Clinton !*

*At the top of the Senate, there arose such a clatter*

*To eliminate Jesus, in all public matter.*

*And we spoke not a word, as they took away our faith*

* Forbidden to speak of salvation and grace*

*The true Gift of Christmas was exchanged and discarded*

*The reason for the season, stopped before it started.*

*So as you celebrate 'Winter Break' under your 'Dream Tree'*

*Sipping your Starbucks, listen to me.*

*Choose your words carefully, choose what you say*

*Shout MERRY CHRISTMAS ,

not Happy Holiday !*

Please, all Christians join together and

wish everyone you meet

*

MERRY CHRISTMAS

Christ is 'The Reason' for the Christ-mas Season!

Thursday, October 23, 2008

Monday, July 14, 2008

Siguiendo los pasos de San Pablo en Chipre

Fotos Padre Tomas del Valle-Reyes Julio 4-2008

Animales del desierto del Mar Muerto

Fotos por el Padre Tomas del Valle: Junio 26-2008

Wednesday, July 2, 2008

DESDE JERUSALEN JULIO 2-2008

Uno de los rasgos característicos de la raza humana ha sido su trashumancia, su ir y venir de una parte a otra del mundo.
Fuera buscando pastos para sus ganados, refugio para sus fríos, alimentos para sus hambres, mujeres para sus hombres, el caso es que la historia humana es una de movimientos y caminares. Creo que fue Rubén Darío quien afirmara aquello de que los únicos que se mueren en el mismo sitio que nacen son los árboles.
En esos caminares y trashumancias siempre han existido puertos de llegada y, a veces, de permanencia eterna. Lugares de referencia en la vida, los cuales se mantienen inmóviles. Núcleos urbanos que encierran entre sus muros y sus empedradas calles la historia, la alegría, la pena, la esperanza de incontables generaciones. Jerusalén es uno de esos sitios. Una pequeña ciudad con sueños de capital eterna e indivisible, que recoge dentro de sus muros físicos y espirituales la esencia de la razón de ser de la humanidad.
Hace como tres mil los años el líder de unas tribus violentas y soñadoras estableciera en ella la capital de un reino ideal, que alcanzaría gloria universal. Desde allí se propagaría la creencia y pertenencia a un Dios Único. Las luchas y las intrigas formarían parte fundamental de la razón de su ser existencial. Siempre mantuvo un carácter sagrado, a la vez que cosmopolita y universal.
Hace dos mil años un galileo fue juzgado y ajusticiado en ella convirtiéndola en un punto de referencia para la humanidad en su búsqueda de lo eterno..
Hace quince siglos un mercader procedente de la península arábiga la tomó como referencia de algunas de sus predicaciones. Sus sucesores desarrollarían la teoría de que, desde entre las ruinas del gran templo de la ciudad partiría hacía el cielo, hacia la inmortalidad. Hace nueve siglos, unos europeos muertos de hambre y sedientos de gloria y hartos de frustraciones, se embarcaron en la aventura de reconquistar la ciudad para su causa. Dejaron su huella durante un período cercano a doscientos años. Cruzaron sus frustraciones junto con ideales de salvación eterna y redención de una ciudad.
Hace un siglo, los descendientes de los expulsados por las tropas de Tito y Vespasiano, humillados por Adriano, el emperador romano de origen hispano, pudieron empezar a volver a la tierra meta de sus sueños, de sus ilusiones. Primero de poco en poco, finalmente de mucho en mucho, regresaron a la tierra de sus antepasados. Hace sesenta años declararon aquellos nómadas de la vida y de la historia que regresaban al lugar de su nacimiento, a su ciudad. Y lo hicieron para quedarse.
Cada vez que recorro las calles de la ciudad de Jerusalén tengo la sensación de que el tiempo se detiene. Que la Religión de los descendientes de Abrahán ha empapado hasta la última piedra de Jerusalén. Que, a pesar de todo, hay un deseo de paz, de tranquilidad, de convivencia. Cada vez que venimos de fuera, hacemos posible que se rompan los enfrentamientos entre sus habitantes. Está en su sangre el acoger al extranjero. Mientras nos acogen no pelean.
La clave de la grandeza de Jerusalén pasa por el respeto y entendimiento limpio y sincero de sus habitantes. "Cuando Dios creó el mundo, hizo diez medidas de belleza. Nueve para Jerusalén y una para el resto del mundo" (Talmud de Babilonia)

Sunday, June 29, 2008

DESDE LAS ORILLA DEL LAGO TIBERIADES

El jueves 26 de junio tuve la sensación, por primera vez en mucho tiempo, de cuán débil es el ser humano. Hemos sido capaces de llegar a la Luna, de enviar sondas a Marte, de comunicarnos en fracciones de segundos con cualquier persona en cualquier parte del mundo.
Las destrucciones que hemos sido capaces de llevar a cabo no tienen límite. Sin embargo, una simple tormenta, un simple acto de la naturaleza, lo que las compañías de seguros llaman “actos de Dios” es capaz de ponernos patas arriba la vida. Estábamos todo ilusionados los peregrinos que nos disponíamos a iniciar nuestro peregrinar a Tierra Santa cuando nos comunican los empleados de la línea aérea que nuestro vuelo sufre un retraso de tan sólo 7 horas. Una serie de tormentas eléctricas y lluvias de verano han impedido el despegue regular de vuelos, causando la cancelación de más de setenta tan solo en una línea aérea. No cabe otra cosa que reflexionar sobre la grandeza de la naturaleza, que no es otra cosa que llevar nuestra reflexión hacia la grandeza de nuestro buen Dios que nos ama.
Pero a pesar de los retrasos, con la misma ilusión del primer momento, si cabe mayor, emprendimos vuelo el viernes 27 de junio, al amanecer de Dios, rumbo a la Tierra Santa, rumbo a transitar los caminos de la fe cristiana.
Y en los momentos en que estoy escribiéndoles, puedo contarles muchas cosas.

Primero de nada el dar gracias a Dios que nos ha traído sanos y salvos. Que vemos cómo nos protege cada día que transcurre. Al contemplar las distancias recorridas, los mundos y los contactos realizados, no queda otra que sentirse humildes y reconocer las grandezas de su bondad.
El sábado, aún con los ojos pegados y las maletas sin abrir, nos montamos en un bus y empezamos a recorrer los caminos de la fe y de la esperanza.
El mítico y terrible rey Herodes, para complacer a los romanos, construyó un puerto en el Mediterráneo. Quería agradar al emperador, y sobre todo, tener contentos a los gobernadores de la rebelde y mal agradecida Judea, esa tierra y ese pueblo levantisco y violento. El era idumeo y siempre había algo que se guardaba contra los judíos. Hermoso puerto y hermosa ciudad manda a construir. La dará el nombre de CESAREA DEL MAR en honor del César.
Los gobernadores delegados de Roma, establecieron su residencia allí. El anfiteatro, el estadio para las carreras, los palacios dan muestra de lo grande que fue este pequeño puerto. Nos trae el recuerdo de Pablo, quien permaneciera prisionero en esta ciudad cuando, ejerciendo sus derechos de ciudadanía, apela a ser juzgado por el César. Bastantes meses pasó entre rejas en esta ciudad. Y aquí creció también una fuerte comunidad cristiana, la cual fue dirigida y pastoreada por Eusebio de Cesárea, obispo al igual que escritor reconocido. Aquí convocó el Sínodo que establecerá la fecha de la celebración de la fiesta de la Pascua, al igual que nos dejaría por escrito la que se considera la primera narración de la Historia de la Iglesia.
Nuestro caminar nos llevó como parada siguiente al Monte Carmelo, el lugar que la tradición nos coloca la vida del profeta Elías. Junto a su cueva Simón Stock se uniría a una serie de creyentes que, bajo la protección de María, darían comienzo a la propagación del amor de María hacia nosotros. Con el símbolo de María sobre sus espaldas, el escapulario, quisieron que, desde este Monte, María fuera la Madre del Monte Carmelo, la Estrella del Mar, que nos va guiando hacia Dios. Desde aquí nos ilumina y nos guía.
Prendimos una velita, símbolo de la luz y de Dios, en la cueva de Elías para que su luz nos lleve a María, la cual como Estrella de la Mañana, Estrella del Mar, nos marque el camino hacia Dios.
Y siguiendo nuestro caminar llegamos al hogar de María, al taller de la carpintería, lugares que aún recuerdan la presencia alegre y sonriente de la Sagrada Familia. Y fue en el lugar llamado Taller de San José, lugar que guarda el recuerdo de lo que fuera el hogar de la Sagrada Familia, donde celebramos la Eucaristía por primera vez en nuestro caminar por la Tierra Santa.
Nazareth fue el lugar de la infancia de Jesús, pero Caná nos trae otro recuerdo. El recuerdo de la humanidad de Jesús, quien se hace presente en el nacimiento de una comunidad de amor, en el nacimiento de una familia, en una boda. Y lo hace con alegría, con fiesta, con buen vino para andar el camino. Y aunque no sabemos el motivo de la escasez del vino, sí conocemos el dato que María, quien aparentemente andaba entre los pucheros, las sartenes y los entresijos de la cocina, se da cuenta de la falta del vino, y no quiere que se vean en ridículo aquella buena familia que les habían invitado a celebrar. Y, pues, se acerca a Jesús y en un diálogo maternal, le pide a Jesús que eso, que no tienen vino, y que no pueden hacer el ridículo. Y Jesús quiere pasar de su madre, de ignorarla, desea seguir disfrutando con sus amigos. Pero como siempre decimos, una madre es una madre y consigue lo que quiere de sus hijos Y Jesús no fue una excepción. Y María logra el milagro de que el vino no falte en la mesa de los invitados.
Al visitar el templo que nos recuerda el milagro, se siente una atmósfera especial. Es el recuerdo de la insistencia de María. Es el recuerdo de Jesús que complace a su madre. Es el recuerdo de que la vida es una gran fiesta donde todos compartimos.
Tomada nuestra copita de vino, llegamos al hotel para descansar y reflexionar sobre tantas maravillas como el Señor ha sido bueno con nosotros
Tiberíades nos acoge para descansar junto al lago, donde contemplamos el amanecer de Dios y donde navegaremos en las mismas aguas, con los mismos vientos, en parecidas circunstancias de cómo lo hicieran Jesús y sus amigos.

Wednesday, April 30, 2008